San Lorenzo en la web de hinchas de San Lorenzo.

yaya rossi

Crear artículo

Antes de crear un nuevo artículo, accedé al buscador y comprobá que no tenemos el artículo que intentás crear. Si no existe crealo y si ya existe podés editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indicá el motivo por el que querés denunciar el artículo

Por favor, copiá y pegá el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

yaya rossi

Enviar a un amigo

RUBEN DARIO ROSSI (7)

Puntero que se desempeñaba por la derecha, con características de velocidad y habilidad, ilusionando al pueblo azulgrana que presagiaba un crack de exportación.



El primer partido en la primera de San Lorenzo lo disputa un 12 de Mayo de 1991, por el torneo 1990/1991 ante Velez por la 12º Fecha. Reemplazo a Jorge Rinaldi y el resultado final fue 4 a 1 a favor del ciclón.

QUE PARTIDO !!!

Todo cuervo recuerda la final de la Liguilla Pre Libertadores 1991 ante Boca.


FUE TAPA DE REVISTA EL GRÁFICO.

ESE DÍA 11 de agosto de 1991 así formo San Lorenzo:

Cesar Labarre-6

Flavio Zandona-6 Carlos Bustos-7 Alejandro Simionatto-6 Ariel Montenegro-5

Mario Ballarino-6 Fabian Carrizo-7-cap Jose Albornoz-8 Roberto Garcia-5

Ruben Yaya Rossi-7 "Pirata" Czornomaz-5

Cambios: Daniel Riquelme por R. Garcia. Jorge Rinaldi por Czornomaz.

GOL DE YAYITA ROSSI. (1º gol)

DT: Arean.

Suplentes: Regules-Nartallo- Monarriz.



80 partidos jugados en San Lorenzo de Almagro, convirtiendo 7 goles.

En San Lorenzo jugó 98 partidos y convirtió 8 goles (1991-1996)

CON SAN LORENZO
*Ganó la Liguilla Prelibertadores 1991
*Subcampeón Apertura 1994
*Integró el plantel Campeón Clausura 1995

CON LA SELECCIÓN
*Jugó el Torneo Preolímpico 1992 (Sub 23)

NOTA DEL DIARIO OLÉ (2001):

Rubén Rossi apareció en San Lorenzo como gran promesa. Debutó a los 17 años y hasta lo llamaban "el nuevo carasucia". Pero entre su falta de ganas por entrenarse y una lesión en el tobillo, el Yaya perdió nivel. "Nunca me sentí un profesional", asegura el actual delantero de Estudiantes de Buenos Aires. 

Mediodía en Caseros. El sol se impone con fuerza sobre la cancha de Estudiantes de Buenos Aires.
"El Yaya está terminando de cambiarse", informa una voz tiernita. "El Yaya ya viene", anuncia alguien. El Yaya es Rubén Darío Rossi, un futbolista que el sábado cumplió 27 años. Y un jugador que a los 17 era considerado "el nuevo carasucia" por gran parte del periodismo. En el año 91, el Nano Areán -que era el DT de San Lorenzo- confió en él. Y él se consagró como pibe-estrella en agosto de ese año. Se jugaba la final de la Liguilla Prelibertadores, ante Boca. San Lorenzo había ganado el primer partido por 1 a 0 (con gol de Fabián Carrizo, de penal). Y el Yaya, el pibe de 17 años, en la mismísima Bombonera, iba a sellar la clasificación para jugar la Libertadores del 92. Tres años después, un diario publicaba una nota a él bajo el título de: "Rossi, un habilidoso en la penumbra". Algo había cambiado.

El mediodía, cálido, avanza en Caseros. Ya no queda casi nadie en los vestuarios. El Yaya sale a paso lento, recién bañado.

-¿Podemos hablar del pasado?
-Sí, no hay ningún problema.

-Surgiste como un crack y te fuiste apagando. ¿Qué pasó?
-¿Qué pasó? Pasó que a mí siempre me costó entrenarme. Los días que hacíamos fútbol estaba siempre. Y los días de físico, faltaba. Si en casa no había plata no insistía para que me dieran... No creo que me haya perjudicado debutar a los 17. Porque ahí fue cuando mejor anduve. A mí me cagó la lesión en el tobillo derecho (NdeR: esguince grave que terminó en una operación en mayo del 92). Después de esa lesión no fui el mismo. Pero todo sirve. Ahora digo qué boludo, por qué no hice esto o lo otro. Pero es así. Uno a veces se golpea y aprende, y crece.

-¿Fueron muchos golpes?
-Golpes en el sentido de que uno va conociendo cosas. Yo te admito que siempre fui un vago. Y que la lesión del tobillo me rompió mucho los huevos. Después no tuve muchas chances. San Lorenzo tenía que salir campeón, no había tiempo de decir vamos a darle una oportunidad al Yaya para que levante. Y por ahí una semana me mataba entrenando y el domingo no jugaba. Entonces después no hacía nada. Anímicamente me caía fácil.

-¿Por qué?
-No tenía problemas personales ni nada. Me caía, no sé por qué. La gente me preguntaba por qué no jugaba y eso me hacía mal. Yo veía que andaba bien en la práctica y después nada, y me amargaba... Yo valoro lo que hizo Areán. En la final se lesionó (Víctor Hugo) Ferreyra y me puso a mí. Y jugué y me salieron las cosas bien. Encima hice el gol, que vino después de un centro del Toto García. Y se lo hice al Mono Navarro Montoya, que era mi ídolo. Fue una de las tardes más gloriosas de mi carrera. Nunca lo voy a olvidar. Tampoco me voy a olvidar de que estuve en un Preolímpico (NdeR: en el 92, con Basile como DT. Y estaban Simeone, Latorre, Berizzo, Astrada, Gamboa...). Yo veo la foto de ese plantel y la mayoría llegó a la Selección Mayor. Lo acepto, es así, qué le voy a hacer.

-Suena como muy displicente.
-Yo soy así, qué le voy a hacer... Mirá, nunca me sentí un profesional. Me acuerdo que (Gustavo) Siviero elongaba antes y después de las prácticas, se concentraba, todo. Yo por ahí llegaba último y me iba primero. Es mi forma de ser, no le daba bolilla... Mi viejo se murió cuando yo era chico. Y él quería que yo llegara a Primera. Antes de morir le dijo a mi abuela que tratara de que yo siguiera jugando. Y uno seguía más que nada por eso. Siento que le pagué a mi viejo. Yo estoy contento con lo que hice.

-Y si volvés a tener 17 años, ¿cómo te comportarías?
-Si tuviera 17 quizás no haría las boludeces que hacía. Salía con mi novia, pero no era de joder mucho. Vivía solo y comía panchos, hamburguesas; no me alimentaba bien. Y después no rendía... Pero bueno, qué le voy a hacer. Yo nunca me creí lo de carasucia. No sé, también tuve mala leche. Y al no tener chances en San Lorenzo me fui a Francia, al Toulouse (NdeR: en el 96 firmó un contrato por cinco años). Pero en el 98 me volví a lesionar el tobillo y me operaron de nuevo. Y estuve dos años parado. Y como había una cláusula que me permitía quedar libre el 1 de enero de 2000, me vine. Y salió lo de Estudiantes y ni lo dudé.

"Me encantaría volver a Primera, claro. Y a San Lorenzo, sería un sueño. Pero bueno, si se da, se da. Y si no, qué le voy a hacer... Es mi forma de ser”.

 

Página creada por guscuervocapo

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU