Villa Epecuén: un pueblo poco conocido de Argentina

Argentina goza de sitios muy interesantes que quizás no tienen la popularidad que se merecen, este podría ser el caso de Villa Epecuén un pueblo que no tiene mucha publicidad pero que es muy interesante por su historia y su condición actual.

Ubicado en la provincia de Buenos Aires, está muy cerca de la ciudad de Carhué el principal lugar para hospedarse y visitar uno de los poblados más interesantes de la provincia de Argentina, Villa Epecuén es un lugar para viajar en el tiempo y observar como la naturaleza puede cambiar nuestro entorno.

Un pueblo en ruinas

La principal razón por la que debes conocer este pueblo, es porque Villa Epecuén es el recuerdo de sus mejores tiempos. Un pueblo abandonado, deshabitado que solo quedan sus ruinas.

Árboles muertos, edificios deteriorados, automóviles oxidados y un montón de cosas que muestra como el tiempo y el agua cambió radicalmente este lugar. Miles de turistas, fotógrafos, youtubers, historiadores y antropólogos acuden a este lugar para presenciar este peculiar poblado.

Historia

Villa Epecuén fue un pueblo que tuvo alrededor de 1500 habitantes, y tenía una industria de turismo poderosa, recibía entre 20mil y 25mil turistas en los tiempos de verano, la mayoría deseosa de visitar la laguna de Epecuén.

Sin embargo su época dorada (70s) se terminó definitivamente en 1985, cuando el terraplén que protegía y dividía a los habitantes del pueblo entre la laguna, colapsó y dejó pasar grandes cantidades de agua que inundaron la villa.

Los habitantes tuvieron que evacuar totalmente el lugar, dejando atrás sus vidas, trabajos y estructuras. Durante mucho tiempo el pueblo estuvo 7 metros bajo el agua, sin embargo el gobierno trabajó para reconstruir los diques y terraplenes para reducir el nivel del agua.

Por esta razón hoy en día Villa Epecuén esta prácticamente en su totalidad en la superficie, es una especie de Atlantis que muestra como el deterioro del agua y del tiempo afecta nuestras estructuras.

Además las sensaciones que se general al visitar un lugar que fue prácticamente borrado del mapa y que perdió totalmente sus estilo de vida lo hace muy atractivo para los turistas.

Su único habitante

Si bien no hay una población instaurada en Villa Epecuén, todavía funciona de hogar a una persona que ha sobrevivido con el paso del tiempo y ha vivido las mejores y peores épocas de este pueblo de la Argentina.

Se trata de Pablo Novack un hombre de aproximadamente 91 años que ha vivido toda su vida aquí desde 1930; nunca ha pensado en mudarse, presenció con sus propios ojos la inundación.

Es todo un ícono, embajador turístico y cultural del pueblo, llamado por muchos como el guardián de la villa recibe a los turistas y pasea cada día todo el pueblo recordando sus mejores tiempos.

Sitios para no perderse en Argentina

Para nadie es un secreto que argentina es uno de los países latinoamericanos más extensos que existen en el continente, con ello, una amplia variedad de territorios, paisajes naturales y urbanos dignos de ser visitados al menos una vez en la vida.

Esta es una recopilación de los lugares que debes conocer al viajar hasta Argentina, pues recopilan profundamente la esencia de su territorio, cultura y esplendor.

Buenos Aires

Capital imperdible, ya que en ella se pueden encontrar una amplia gama de propuestas gastronómicas, turísticas, folclóricas, de ocio, históricas, de esparcimiento y culturales, que enriquecen y llenan de perspectiva a sus visitantes.

En un sentido general, Buenos Aires se ha caracterizado por ser una ciudad cosmopolita, vibrante, agitada y urbana, que ofrece a cada uno de sus visitantes propuestas de su nivel de interés, desde una tranquila tarde de museo, hasta una movida noche de disco.

La ciudad más austral del mundo

Ushuaia atrae anualmente un número considerable de visitantes ya que se considera la ciudad más cercana al polo sur, en esta se pueden realizar diferentes tipos de actividades, entre ellas la excursión y admiración de paisajes asombrosos.

Entre las propuestas turísticas se ofrecen actividades de ecoturismo, destacando los paseos en cruceros por el Canal Beagle y al Faro de Fin del Mundo.

El Valle de la Luna

También llamado Ischigualasto, sede de un suelo árido, donde se conservan las huellas y fósiles de los dinosaurios que vivieron en la zona hace 230 millones de años.

Parque Nacional de Iguazú

Ubicado en la selva misionera, lo que equivale a una reserva ecológica de 250.000 kilómetros cuadrados compartida con Brasil, es reconocida como una de las siete maravillas naturales del mundo por sus hermosos paisajes y está catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Sus principales atractivos son el descubrimiento de especies animales y vegetales únicas en la tierra, así como 275 cascadas, que pueden alcanzar una altura de 80 metros, formando las famosas Cataratas del Iguazú.

Parque Glaciar

Conocida como la puerta del “Parque Nacional Glaciar”, donde Vastos campos de hielo y hermosos paisajes montañosos, bosques y lagos pueden ser divisados por medio de una pasarela.

El glaciar más famoso del parque corresponde al Perito Moreno, que es un enorme bloque de hielo con un ancho de 5 km y una altura de 60 m, es especialmente inusual en la naturaleza que ocurre cada 2 o 4 años. Es famoso por el fenómeno de la ruptura de los glaciares. Gracias a una serie de pasarelas, puedes ver el espectáculo a una distancia de solo 400 m.